Diagnóstico del Linfoma no Hodgkin

Ante cualquier aparecimiento de un bulto o masas que crecen a partir de los ganglios linfáticos es importante visitar lo más pronto a tu médico para evaluar la posible causa de este cambio y considerar de manera oportuna, si fuera el caso, extraer una de estas masas para realizar análisis de alta especialidad.

 

El proceso diagnóstico aborda varios tipos de exámenes siendo los más relevantes los siguientes:

Pruebas diagnósticas invasivas:

Biopsia de ganglio por extracción quirúrgica: este es el examen fundamental para determinar con precisión el tipo de linfoma y consiste en un estudio de inmunohistoquímica del ganglio linfático por un anátomo patólogo.

Citometría de flujo: detecta marcadores específicos de la estirpe celular de cada linfoma a través de reacciones inmunológicas combinadas con principios de fluorescencia, es complementaria a la biopsia del ganglio, se la puede realizar en la sangre periférica, aspirado de médula ósea o en el material del ganglio linfático de estudio.

Biopsia de médula ósea: este examen cosiste en extraer a través de una trocar una muestra de la médula ósea (parte interna de los huesos en donde se fabrican las células de la sangre) para establecer el grado de afectación o invasión del linfoma, de gran utilidad para la estadificación (fases de la enfermedad).

Pruebas de laboratorio clínico:

Biometría hemática: mediante una muestra de sangre se analiza el conteo específico de cada tipo de célula circulante.

Química sanguínea: se la realiza también mediante el análisis de una muestra de sangre periférica en donde se detecta y cuantifica los metabolitos químicos que circulan en nuestro cuerpo, en muchas patologías se pueden encontrar alteraciones en estos y particularmente en el linfoma, necesitamos realizar un análisis que evalúe la función renal y electrolitos además de función hepática.

Titulación de enzima LDH y Beta2 Microglobulina: se cuantifica en sangre periférica y la variación en los niveles nos permitiría identificar el nivel de agresividad del linfoma.

En algunos casos se necesitará estudios complementarios en el líquido cefalorraquídeo (análisis citoquímico e inmunofenotipo)

Marcadores virales: con el objetivo de identificar las causas del aparecimiento del linfoma se investiga la posible presencia de ciertos tipos de virus a los cuales se les atribuye como responsables o desencadenantes de esta enfermedad, los más conocidos son:

  • Hepatitis B y C
  • VIH
  • Ebstein Barr  
  • Citomegalovirus

 

Exámenes de imagen: otra forma de detectar masas o ganglios afectados por esta enfermedad es a través de pruebas que utilizan rayos gama que permiten tener una visión no invasiva de la situación corporal interna, las cuales son:

  • RX de tórax
  • Tomografia axial computarizada (TAC)
  • Resonancia magnética 
  • Tomografía por emisión de positrones (PET SCAN)

Referencias: 

American foundation Limphoma&Leukemia

APRENDA MÁS SOBRE EL LINFOMA NO HODGKIN

CALENDARIO