Tratamiento del cáncer de pulmón

Hoy en día, el tratamiento en cáncer tiende a ser individualizado: utiliza todos los recursos terapéuticos disponibles para aportar a cada paciente el mejor tratamiento posible.

Este tratamiento específico será determinado por el médico, en base al tamaño y la localización del tumor, si ya se ha diseminado o aún está localizado en el pulmón, y al estado de salud general del paciente. De todos modos, dado que el diagnóstico suele suceder en estadios avanzados, el tratamiento pocas veces puede ser totalmente curativo.

 

Elección del tratamiento

En el tratamiento del cáncer de pulmón se sigue un protocolo o plan de tratamiento, un conjunto de normas y pautas establecidas en base a la experiencia científica más actual en el tratamiento de este tumor.

Estos protocolos, que se emplean de forma generalizada en todos los hospitales, recogen las indicaciones o limitaciones del tratamiento en función de los siguientes factores:

  • Fase o estadio en la que se encuentra la enfermedad (TNM).
  • Tipo de tumor: tumor de células pequeñas o no pequeñas (histología) y alteraciones genéticas.
  • Características del paciente: edad, enfermedades que dificulten algún tratamiento específico, estado funcional.

El tratamiento propuesto por el especialista no va a ser el mismo en todos los pacientes. Un equipo multidisciplinario de médicos suele trabajar en equipo para determinar el mejor tratamiento para cada paciente: es el Comité Oncológico, compuesto por oncólogos, neumólogos, cirujanos, radiólogos, anatomopatólogos y radioterapeutas.

 

Opciones de tratamiento

Cirugía

Continúa siendo el primer tratamiento, o tratamiento de elección para los estadios I, II y algunos estadios III seleccionados. Existen tres tipos de intervenciones quirúrgicas básicas en el tratamiento del cáncer del pulmón, según el tamaño, la localización del tumor, cuán avanzado está el cáncer, el estado general del paciente, etc.

Quimioterapia

Los fármacos utilizados en quimioterapia (fármacos citotóxicos) afectan tanto a las células normales como a las células cancerosas. Los efectos secundarios dependen en gran parte de cada fármaco y de la dosis utilizada (cantidad de fármaco que se administra).

 

Radioterapia

Al igual que la quimioterapia, este tratamiento tiene también el inconveniente de que afecta a las células normales a la vez que a las cancerosas. Además, los efectos secundarios de la radioterapia dependen de la parte del cuerpo que es tratada por la radiación, y de la dosis administrada.

 

Terapias Dirigidas

En cuanto al tratamiento, existen ya algunos fármacos biológicos, o terapias dirigidas, aprobados por las autoridades sanitarias para su uso contra diferentes tipos de cáncer, aunque muchos están aún en fase de investigación. Todos ellos son fármacos de prescripción, que sólo pueden ser recetados por el médico.

Otros tratamientos
Aunque la cirugía, la quimioterapia (y los agentes biológicos) y la radioterapia continúan siendo los pilares del tratamiento del cáncer de pulmón, existen otras maniobras terapéuticas disponibles cuando el tumor está localizado en el interior del bronquio: el láser intrabronquial, la crioterapia y las prótesis endobronquiales. Estas técnicas se llevan a cabo mediante una broncoscopia rígida.

Láser intrabronquial o endobronquial
Cuando el tumor está dentro del bronquio puede obstruir el paso del aire al crecer, lo que afecta gravemente a un proceso tan natural e indispensable como es respirar. En estos casos puede ser que el médico considere la posibilidad de tratar la lesión con láser, aplicado directamente sobre la lesión, para destruir/quemar parte del tumor. 

Crioterapia
La aplicación de temperaturas muy bajas sobre tejidos vivos ha sido utilizada con éxito para tratar una variedad de lesiones. Sin embargo, no ha superado al uso del láser en ninguna de sus indicaciones y la mayoría de los expertos prefieren el uso del mismo si está disponible, sobre el uso de la crioterapia.

Prótesis endobronquiales o “stent”
Esta técnica, como las anteriores, se utiliza cuando el desarrollo del tumor ocupa el interior de los bronquios, impidiendo el paso del aire. Es una técnica segura, que consiste en colocar mediante broncoscopia una especie de tubo más o menos rígido a la altura de la zona del bronquio obstruida por el tumor, con el objetivo de facilitar la respiración del paciente.

 

Referencias: 

https://rochepacientes.es/cancer/pulmon/tratamiento.html

APRENDA MÁS SOBRE EL CÁNCER DE PULMÓN

CALENDARIO

CONÉCTESE CON LOS DEMÁS