Diagnóstico del cáncer de pulmón

La mayoría de los pacientes con cáncer de pulmón son diagnosticados después de ver a su médico para informarle de que tienen síntomas como: tos persistente, infección en el pecho que no desaparece, disnea (dificultad para respirar), sibilancias (sonidos diferentes), expectoración con sangre, dolor en el pecho o en el hombro que no remite, ronquera o disminución de la voz, pérdida inexplicable de peso, pérdida del apetito o cansancio extremo.

Luego de la sospecha clínica, es muy importante realizar un diagnóstico de extensión (qué órganos aparte del pulmón están afectados) y el tipo histológico de cáncer de pulmón para poder realizar una decisión terapéutica correcta. Por todo ello, el proceso diagnóstico es muy relevante y a veces requiere de múltiples pruebas diagnósticas.

Dentro de las pruebas diagnósticas se incluyen las mostradas a continuación. Sin embargo, tenga en cuenta que su médico puede solicitarle pruebas adicionales, si son necesarias para llegar al diagnóstico.

Historia clínica y exploración física

Su médico le preguntará acerca de su historial clínico (problemas de salud y tratamientos que haya tenido a lo largo de su vida y síntomas actuales) para conocer sus síntomas y posibles factores de riesgo (consumo de tabaco, tiempo y cantidad medido en paquetes al año). 

 

Exámenes de sangre

El cáncer de pulmón no se diagnostica con un examen en sangre, su doctor solicita un examen de sangre para conocer los signos de la enfermedad y su estado general.

 

Hemograma completo:

Es un examen que ayuda al médico a conocer su estado de salud general. Mide células blancas, rojas y plaquetas. El cáncer y otras enfermedades pueden elevar o disminuir estas células.

 

Química sanguínea:

Evalúa el perfil químico de su hígado, riñones, hueso y otros órganos. Los resultados anormales pueden sugerir diseminación del cáncer a otros órganos u otros problemas de salud.

 

Exámenes de función pulmonar

Las pruebas de funcionamiento pulmonar, también llamadas pruebas funcionales respiratorias o pruebas de funcionamiento pulmonar, son un grupo de exámenes que evalúan si los pulmones están funcionando bien

Existen 3 tipos de exámenes que se pueden realizar para medir la función de sus pulmones:

Espirometría:

Es un estudio rápido e indoloro que permite conocer la cantidad de aire que pueden retener los pulmones y la velocidad de las inhalaciones y las exhalaciones durante la respiración. Es importante conocerla en aquellos pacientes que van a recibir cirugía y/o radioterapia pulmonar.

 

Prueba de difusión de gases:

Es un estudio indoloro donde usted inhala una mezcla de gases inofensivos con una pequeña concentración de monóxido de carbono. Luego, contiene la respiración por diez segundos y, finalmente, expulsa el aire, permitiendo al equipo médico analizar y medir la cantidad de oxígeno que viaja desde sus pulmones a la sangre. 

Pletismografía:

Es un estudio para medir cuánto aire puede contener usted en los pulmones y la cantidad de aire que queda en sus pulmones luego de exhalar. 

Estudios de imagen

Los estudios por imágenes nos ayudan a obtener imágenes del interior del cuerpo. Algunos estudios utilizan contraste, que ayuda a ver claramente un tejido u órgano específico. El médico radiólogo es quien realiza y lee los resultados de estos exámenes. Los estudios se pueden solicitar por varias razones tanto antes como después del diagnóstico de cáncer de pulmón.

 

Radiografía de tórax 

Una radiografía de tórax es a menudo la primera prueba que su médico pedirá para saber si hay áreas anormales en los pulmones. Si algo se ve sospechoso, su médico puede ordenar exámenes adicionales.

 

AC de tórax y abdomen

La TAC, usa rayos X para producir imágenes transversales detalladas de su cuerpo. En lugar de tomar 1 o 2 imágenes, como una radiografía común, una tomografía computarizada toma muchas imágenes y una computadora luego las combina para mostrar una sección de la parte de su cuerpo que se está estudiando.

 

TAC o resonancia magnética cerebral

Al igual que la CT, las imágenes por resonancia magnética (MRI) muestran imágenes detalladas de los tejidos blandos del cuerpo. Sin embargo, la MRI utiliza ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. 

 

Tomografía por emisión de positrones (PET)

Para una tomografía por emisión de positrones, se inyecta en la sangre un tipo de azúcar ligeramente radiactivo (conocida como FDG, fluorodesoxiglucosa). Las células cancerosas del pulmón y las  metástasis absorben el azúcar con mayor rapidez que las células sanas, de forma que dan la imagen en el estudio del PET.

 

Gammagrafía ósea

Este estudio puede ayudar a mostrar si el cáncer se ha propagado a los huesos. En una gammagrafía ósea, se inyecta una pequeña cantidad de material de baja radiactividad en la sangre que se acumula principalmente en las áreas anormales de los huesos.  Sin embargo, esta prueba no es necesaria muy a menudo porque los estudios PET generalmente pueden mostrar si el cáncer se ha propagado a los huesos.

 

Estudios histopatológicos 

La histopatología es el estudio de las células y tejidos enfermos usando un microscopio, una biopsia del tumor permite examinar detenidamente una muestra de células. El examen de una biopsia está recomendado para todos los pacientes, ya que se utiliza para confirmar un diagnóstico de cáncer de pulmón, para identificar el subtipo histológico y para identificar cualquier proteína anormal dentro de las células tumorales que pudiera ayudar a determinar el mejor tratamiento.

 

Broncoscopia:

Un médico (neumólogo) examina el interior de las vías respiratorias y los pulmones mediante un tubo llamado broncoscopio. Se lleva a cabo bajo anestesia local. Durante una broncoscopia, el médico tomará muestras de células (biopsias) de las vías respiratorias o los pulmones.

Biopsia de pulmón a través aguja guiada por TAC:

Si resulta difícil obtener una biopsia por medio de una broncoscopia, su médico puede optar por obtener una biopsia durante una exploración por tomografía computarizada.

Biopsia guiada por ultrasonografía endobronquial (EBUS, por sus siglas en inglés):

Esta técnica se utiliza para confirmar si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos, después de que los exámenes radiológicos hayan sugerido que ese podría ser el caso. 

Biopsia guiada por ultrasonografía esofágica (EUS, por sus siglas en inglés):

Similar a la EBUS, esta técnica se utiliza para confirmar si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos, después de que los exámenes radiológicos hayan sugerido que ese podría ser el caso.

 Mediastinoscopia: 

Este procedimiento es más invasivo que la EBUS/EUS pero se recomienda como una prueba extra en caso de que la EBUS/EUS no confirme que el cáncer se haya diseminado a los ganglios linfáticos cercanos, o en caso de que los ganglios linfáticos que requieren ser investigados no puedan ser alcanzados por medio de la EBUS. 

Estudios citológicos 

Mientras que la histopatología es el examen en el laboratorio de tejidos o células, la citología (o citopatología) es el examen de las células cancerosas espontáneamente desprendidas del tumor. Los métodos más comunes para la obtención de muestras para citología incluyen:

Broncoscopia: 

Los lavados bronquiales (en los que una solución levemente salina se aplica sobre la superficie de las vías respiratorias) y la recolección de secreciones pueden realizarse durante una broncoscopia para buscar la presencia de células cancerosas.

 

Toracocentesis/drenaje pleural:

El derrame pleural es la acumulación anormal de líquido entre las capas delgadas del tejido (pleura) que recubre los pulmones y la pared de la cavidad torácica. Este líquido puede ser tomado de la cavidad pleural mediante toracocentesis o drenaje pleural y ser examinado en el laboratorio para determinar la presencia de células cancerosas. 

Pericardiocentesis/drenaje pericárdico:

El derrame pericárdico es la acumulación anormal de líquido entre el corazón y el saco que rodea el corazón (pericardio). Este fluido puede ser tomado desde la cavidad pericárdica por pericardiocentesis o drenaje pericárdico y ser examinado en el laboratorio para determinar la presencia de células cancerosas.

Estudios de biomarcadores a través de biología molecular

El cáncer de pulmón también difiere según la presencia o no de marcadores. Los estudios de biomarcadores (o exámenes moleculares) busca estos marcadores que pueden ser genes o sus productos (proteínas). Los resultados son clave para que su médico decida el mejor tratamiento para usted.

Referencias: 

  • https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-pulmon/deteccion-diagnostico-clasificacion-por-etapas/como-se-diagnostica.html
  • https://seom.org/info-sobre-el-cancer/cancer-de-pulmon?start=3
  • https://www.esmo.org/content/download/7253/143223/file/ES-Cancer-de-Pulmon-de-Celulas-no-Pequenas-Guia-para-Pacientes.pdf
  • https://www.nccn.org/patients/guidelines/content/PDF/lung-metastatic-patient.pdf

APRENDA MÁS SOBRE EL CÁNCER DE PULMÓN

CALENDARIO

CONÉCTESE CON LOS DEMÁS