¿Qué es el carcinoma hepatocelular?

El carcinoma hepatocelular (HCC, por sus siglas en inglés) es la forma más común del cáncer de hígado en adultos (se presenta hasta en un 90% de todos los tipos de cáncer de hígado), y puede presentarse de manera variada como un nódulo, hasta varios nódulos e incluso diseminarse a otras partes del hígado y otros órganos.

Es importante recordar que hasta el 85% de los pacientes con carcinoma hepatocelular tienen alteración hepática de base, cirrosis. Actualmente el cáncer de hígado es el sexto más común a nivel global, y en cuanto a mortalidad ocupa el tercer lugar.

Por norma general, el cáncer de hígado ocurre en edad avanzada. En nuestro país, este tipo de cáncer tiene una incidencia de aproximadamente 12 de cada 100.000 hombres y 3.5 de cada 100.000 mujeres.

Factores de riesgo que afectan al hígado

Probablemente conozca la relación entre el alcohol y el hígado, pero ¿ha pensado qué otros factores influyen en la salud hepática?

En el caso del carcinoma hepatocelular, el factor de riesgo más común en todo el mundo es la hepatitis viral, que genera inflamación hepática. El virus de la hepatitis B, en su forma crónica, provoca aproximadamente el 50% de los casos de hepatocarcinoma. En Norteamérica (34% de los casos) y Europa, la hepatitis C es la principal causa del carcinoma hepatocelular. Otros factores de riesgo son las aflatoxinas, una serie de mohos carcinogénicos que se hallan en comidas contaminadas como el arroz, en climas cálidos y húmedos.

Dentro de los factores de riesgo, cada vez cobra más importancia el hígado graso no alcohólico, provocado por la obesidad y otras alteraciones metabólicas. En Estados Unidos, el número de casos de cáncer hepático por hígado graso no alcohólico se ha duplicado desde mediados de la década de los 80, este incremento se asocia también al consumo de alcohol. Si esta condición es detectada a tiempo, y se toman las medidas necesarias como mejorar la dieta, realizar ejercicio físico, el hígado graso no alcohólico  puede ser reversible.

En general el cáncer de hígado está asociado con algunos síntomas inespecíficos, y esto hace que el diagnóstico generalmente se lleve a cabo en fases avanzadas, siendo un tumor que presenta tasas de supervivencia más bajas que otros tipos de cáncer.

El diagnóstico precoz de la enfermedad resulta fundamental para comenzar a tratarla cuanto antes y retrasar su progresión. En los últimos años han surgido nuevas terapias, como la inmunoterapia, que mejoran el pronóstico del paciente.

 

Referencias: 

https://www.cancer.net/es/tipos-de-c%C3%A1ncer/c%C3%A1ncer-de-h%C3%ADgado/diagn%C3%B3stico

https://www.roche.es/es_es/carcinoma-hepatocelular.html

APRENDA MÁS SOBRE EL CARCINOMA HEPATOCELULAR

CALENDARIO

CONÉCTESE CON LOS DEMÁS