Tratamiento del cáncer de mama

Antes de comentar las distintas formas de tratamiento, es importante que conozca el significado de dos términos: neoadyuvancia y adyuvancia.

El tratamiento de neoadyuvancia se refiere al tratamiento con medicamentos antes de la cirugía. Uno de los objetivos más importantes es el de reducir el tamaño del tumor para así poder realizar una cirugía con conservación de la mama. En el momento de la cirugía se estudia el tumor extraído en un microscopio y se define si hubo respuesta o no a este tratamiento neoadyuvante. 

El tratamiento adyuvante es el que se realiza luego de la cirugía. Uno de los objetivos más importantes es eliminar las células cancerosas que puedan haber quedado en el cuerpo para disminuir al mínimo las probabilidades de que el cáncer regrese.

Es importante conocer estas opciones para poder conversar con su médico cuál se ajusta mejor a su situación.

 

Los tratamientos son:

El tratamiento quirúrgico consiste en la extirpación del tejido canceroso, con los márgenes necesarios, pero dependiendo del grado de afectación y de la valoración del equipo multidisciplinario, la intervención quirúrgica puede variar:  

Tumorectomía

Tratamiento de tipo conservador que consiste en la extracción del tumor, con un margen suficiente de tejido sano.

Segmentectomía

Consiste en la extirpación de un segmento más amplio de la glándula. 

Estas 2 opciones se complementan con el vaciamiento axilar (extirpación de los ganglios linfáticos de la axila) y la radioterapia. 

Solo se hace cuando las características de la extirpación permitan conservar una mama de volumen y forma adecuados, y se den unas condiciones que aseguren la curación al máximo.

Mastectomía

La mastectomía radical consiste en la extirpación de la mama, los músculos pectorales que la sustentan y los ganglios linfáticos.

Hoy en día, la práctica más generalizada es la llamada mastectomía radical modificada, que permite conservar los músculos pectorales, con el fin de facilitar una posterior reconstrucción estética.

El objetivo de la radioterapia es destruir las posibles células cancerosas en el área en la que se administra. Es obligada tras un tratamiento quirúrgico de tipo conservador (cuando no se extirpa la totalidad de la mama); y a veces se emplea como complemento de la mastectomía.

Hay dos formas de aplicar la radioterapia: 

Externa. Es el método más habitual, se administra en breves sesiones diarias y no hay contacto directo del cuerpo con la máquina a través de la cual recibe el tratamiento. 

Interna. También se conoce con el nombre de braquiterapia y consiste en colocar semillas o cápsulas que emiten radiación cerca o dentro del tumor (o de las zonas donde se sospecha que pueda haber células tumorales). Dichas sustancias se retiran al cabo de unos días. 

La radioterapia interna tiene la ventaja de ser muy localizada y de prolongarse poco en el tiempo.

El tratamiento con quimioterapia consiste en la administración de medicamentos, generalmente por vía intravenosa, con la intención de eliminar (complementando a los tratamientos locales de cirugía y radioterapia) las células cancerosas que pueda haber por todo el cuerpo. 

La quimioterapia es una técnica que utiliza varios medicamentos en forma secuencial. Cada una de estas secuencias se conoce como ciclo de tratamiento.

En la actualidad, existen diferentes tipos de medicamentos para cada subtipo de cáncer de mama, esto es a lo que llamamos terapia personalizada. Es importante que pueda conversar con su médico, quien podrá evaluar qué tratamientos son mejores para su caso.

 

Referencias: 

https://rochepacientes.es/

http://www.seom.org/seomcms/images/stories/recursos/infopublico/publicaciones/HABLEMOS_CANCER_MAMA.pdf

APRENDA MÁS SOBRE EL CÁNCER DE MAMA

CALENDARIO

CONÉCTESE CON LOS DEMÁS